Ymascotizados

La reina "en cuestión"

Hace poco han salido unos libros a cuenta de la vida y milagros de su alteza real la reina doña Sofía (¿cómo se apellidará la Sofi?, ¿de Borbón y Borbón?) aprovechando...¿su cumple?, en fin no lo sé, aprovechando alguna fecha especial.
.
No es que yo sea monárquica, que no lo soy, pero sí me caen especialmente bien nuestros reyes, aunque sólo sea por comparación (que al fin y al cabo es como se sacan estas cosas de los caeres y pareceres). Es indudable que son unos estupendos relaciones públicas y si bien es cierto que estos profesionales suelen ganar un pastón, más lo es que éstos en concreto están pagados que te cagas. Porque no conozco ningún RRPP (y conozco muchos) que cobre por su trabajo él/ella y toda su familia.
.
A lo que iba, que me voy por los cerros de Úbeda, es que a colación de uno de estos susodichos libros de marras, la pobre reina ha tenido algún que otro sobresalto, y ha saltado a la palestra para ser cuestionada, y de paso también toda la familia real. Yo no me he leído el libro de la tal Pilar no-sé-qué ni creo que lo haga, pero la publicidad la tiene servida al hacerse públicas algunas de las respuetas de la entrevista que le concedió. Y la publicidad, buena o mala, vende.
.
Y, que otra vez me piro del hilo del tema, ahí es donde yo ya no estoy de acuerdo. La reina podrá ser considerada como un parásito que cobra mucho por lo que hace, la institución monárquica podrá ser rechazada por inútil y trasnochada, pero lo que no puede ser cuestionado es que una cuidadana (y ella lo es) pueda expresarse como le de la (real) gana mientras no se le demuestre intención de ofender a nadie.

En esta época de términos políticamente correctos, y en este país que todo lo llevamos al extremo más extremoso, vamos a terminar todos por tener que contratar asesores hasta para pedir un café en un bar, no vaya a ser que algún colectivo se sienta ofendido por algo o por la forma en que lo pedimos. -"Perdona, ¿qué opinas de los vegetarianos?" -"lo siento pero no contesto a cuestiones delicadas si no es en presencia de mi abogado"
.
O sea (o sea: reminiscencias de mi alta alcurnia), o sea, decía, no. No se puede pretender que una persona (no olvidemos que la reina lo es, además de ciudadana) practicante de la fe católica responda de manera diferente a como lo hizo a la pregunta sobre los "matrimonios" homosexuales. Desde el punto de vista católico el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer con el fin de procrear y generar una familia. Es evidente entonces que la única respuesta que podía dar es la que dió, que le parece muy bien que se unan pero no que le llamen matrimonio.
.
Por tanto, señores, ¿a qué coño viene tanto alboroto? Seamos serios y no le pidamos peras al olmo, ¡hombre ya!
 
Free counter and web stats