Ymascotizados

♫Vamos a contar mentiras, ♪tralará♫

En el cole tenía una compañera que era "la sobrina de la directora". No recuerdo cómo se llamaba porque lo de "compañera" no es más que un sustantivo definitorio dado que íbamos al mismo colegio, pero en absoluto lo era en el más amplio sentido de la palabra; era una golfa, ladrona, follonera y mentirosa que no dudaba en acusar a quien hiciera falta para salir bien librada de sus fechorías. Sin embargo, esta chica salía elegida casi siempre delegada de curso, rara ninguna vez era castigada por los actos destructivos que cometían ella y su grupito de "selectas", campaba a sus anchas por todos los rincones del colegio, y siempre conseguía las preguntas de los exámenes, que vendía a precios considerables, con mucho tiempo de antelación. Abusó todo lo que quiso sin traba alguna hasta que, ni la madre superiora, que era su tía, ni la misma madre del cordero habrían podido seguir salvándola, la echaron.

Bien, pues como decía, siempre contaba de antemano con las preguntas de los exámenes, y cuando nos reunían en la sala de conferencias porque habían hecho algo muy gordo también llevaba muy estudiadas sus respuestas con argumentaciones que explicaban por qué nunca era ella la culpable de lo sucedido, aunque siempre se encontrara en el medio del follón, y pese a que todas sabíamos que no sólo había participado sino que además era la instigadora. En esas reuniones ella hablaba y hablaba sin decir nada en realidad, echando balones fuera constantemente y responsabilizando a Dios y al mundo de su conducta si se veía realmente pillada. Y si alguna de sus compinches tenía la osadía de rebotarle la acusación o insinuar que "la sobrina de la directora" había tenido algo que ver, enseguida alguna monja o profesora le cerraba la boca con un "gracias, ya has dicho suficiente" o "gracias, ya te hemos escuchado".

Todo esto no os lo cuento porque la edad me esté afectando y me invada la nostalgia, no. Os lo cuento porque anoche, viendo el programa de la 1 liderado y presentado por Lorenzo Milá, y protagonizado por José Luis Rodríguez Zapatero, me vino a la mente “la sobrina de la directora", con sus preguntas de examen bien aprendidas de antemano y culpando a otras de lo que era su responsabilidad.

Claro que también me vino a la mente ése Matías Prats Padre del NODO, cuando narraba entusiasmado las aclamaciones y los vivas dedicados al Generalísimo por parte de miles de españoles (esos miles de españoles, bien aleccionados, que eran traídos en masa de las provincias, en grandes autobuses, a cambio de un bocadillo y un refresco) congregados en la Plaza de España, cada vez que escuchaba a Lorenzo Milá decir “gracias, Fulanito/a, ya te hemos escuchado” a cualquiera de los invitados que estaba tocándole ya un poco más de la cuenta los cojones a “la sobrina” a “el presi”, consigna evidente de “cállate ya que si jodes a “el presi” me jodes el programa y quizá también el puesto”.


Y digo yo que cómo debe echar de menos “el presi” al Lute, las copas del Real Madrid, los encuentros pugilísticos de Urtain y tantos otros entretenimientos que tan buenos favores le hicieron al Generalísimo cuando el pueblo se le revolucionaba, porque las mismas mañas y arteras tretas sí que tiene el hombre, sí.
 
Free counter and web stats