Ymascotizados

Especímenes discotequeros




A lo largo de mis muchos años de exhaustivo y profundo estudio sobre la noche discotequera y fiestera, que mi buena pasta y exquisitas cogorzas me han costado, he ido acumulando datos para, por fin, poder ahora realizar una clasificación científica de doble vertiente, o sea según el género sexuá, de los especímenes discotequeros cuyo resultado paso a detallaros con su correspondiente explicación:

Empezaré por los hombres ya que dan mucho más juego me he dedicado con mayor ahínco a su estudio:

01) Buitre. Fácil de reconocer porque el jodío suele ser un bicho muy feo. Siempre hay varios en cualquier garito, alerta y dispuestos a pillar cacho de los restos que dejan pasar otros más suertudos, porque saben que hoy tampoco comerán.

02) Rata. Pretende que la fiesta le salga por el morro y encima comer, y como rara vez se come algo, por no decir nunca, se contenta con emborracharse y fumar a costa de los demás.

03) Camaleón. Se camufla con el ambiente y, en un momento dado y sin previo aviso, como el jodío tiene vista periférica, saca velozmente su larga lengua para pillar desprevenida a su presa.

04) Mosca cojonera. Se entretiene dando por culo a unos y otros a sabiendas de que pa él no hay ganao, en la mezquina pretensión de que si él no come tampoco coma nadie.

05) Elefante. Acostumbra, cuando ya lleva un rato largo de caza y empieza a convencerse de que hoy también se va de vacío, a hacer sufrir a los demás las consecuencias del alcohol que él ha ido ingiriendo: se saca los bolsillos del pantalón, a modo de grandes orejas, y después les añade una trompa, por lo general pequeñita, pequeñita, y a continuación, barritando, se parte de risa, él sólo, claro.

06) Simio. Bruto inadaptado de actitud cabestril en eterno proceso de desarrollo, parece que su único fin en la vida sea joder al personal sin ton ni son.

07) Perro. Esta especie, que es muy abundante, se compone de muchas subespecies. Su característica más notable es la de intentar infundir pena moviendo el rabito y haciendo gracias y piruetas varias para conseguir comer, o al menos pegarse como una lapa a su posible presa con la esperanza de que se lo lleve a casa.

08) León. Se le reconoce por su galanura, preciosa melena y ojos profundos; normalmente se encuentra rodeado por hembras igualmente hermosas, pero con menos pelo, que hacen todo el trabajo por él.

09) Tigre. Se caracteriza por su gran belleza y el sigilo con que acecha y caza a su víctima, y también porque ésta le dura un pispás; enseguida se cansa de jugar con ella y, si no se encuentra hambriento, la abandona para buscar otra más fresca.

10) Anémona. En realidad todos los hombres en algún momento de su vida pertenecen a esta especie que se caracteriza por ausencia de neuronas en funcionamiento y por tener como único objetivo en la vida comer y otras funciones fisiológicas menores. Normalmente permanece en la barra mirando bobaliconamente al vacío con cara de idiota que él cree que es de anuncio de Martini.

11) Pavo real. Aparenta no necesitar comer y que si sale engalanado no es para la caza sino para el simple lucimiento personal, y seguramente sea verdad.

12) Oso Panda. Tiene cara de bobalicón y una pinta adorable cuando en realidad es un jeta de cuidado; antes de darte cuenta le estás dando de comer y, cuando está harto, desparece con la misma cara de idiota y andar bamboleante con que llegó.

13) Caballo. De considerable altura, orgulloso porte y elegante andar, su mirada parece vacía, y normalmente lo está, y no obstante seduce sin saber ni cómo lo hace. No caza, es una presa, y como tal si se ve amenazado prefiere no comer y sale huyendo al galope.

14) Burro. Es ésta una especie muy similar a la anterior y sin embargo muy diferente. De menor altura, porte nada orgulloso y torpe andar, su mirada ni parece vacía ni lo está, y aunque le cuesta seducir al final lo consigue de puro plasta. No caza, pero se deja cazar, y cuando le han cazado el muy soplagaitas se lía a soltar coces.

15) Pingüino. Gracioso y con pinta de tontorrón por su curiosa forma de andar, como si llevara los pantalones caídos a la altura de los tobillos, no se debe una confiar pues es increíblemente astuto y, como quien no quiere la cosa, con la excusa de hacer una gracia, se acerca, se acerca, se acerca...

16) Tortuga. Parece que va, parece que viene, saca el cuello, esconde la testa, abre la boca, parece que come, parece que no, avanza, se para, parece que va, parece que viene… Lento pero seguro, al final suele comer aunque sólo sea por despiste de la presa.

17) Dinosaurio. Esta es una especie derivada, es decir, a la que se llega desde otras especies con el pasar del tiempo, que se encuentra normalmente en determinados hábitats (disco-bares sobre todo) y que de vez en cuando se arriesga a investigar en zonas poco apropiadas para su edad. Cree que con hablar de más, hacerse el gracioso e invitar a unas copas tiene la mitad del trabajo hecho. Cierta tendencia a ponerse muy pesado hace que se olviden sus canas y arrugas y se le pierda todo el respeto.

Si alguno de los lectores se ve infortunadamente identificado con alguna de estas especies y se siente agraviado, debo decir que no es mi intención ofender y que la ciencia tiene estas cosas, o te gusta o no te gusta, pero es lo que hay.

Si alguno/a de los/as lectores/as tuviera algún dato que aportar o hubiere descubierto alguna especie nueva, la ciencia agradecerá su contribución con un buen novio/a/lo que sea menester (como hace desde tiempos remotos un tal Dios), de ésos que no hablan de la mili, no joden la marrana, no estorban, no preguntan de más, no resultan absorbentes..., vamos, de ésos que no hay (que si Dios puede la ciencia también los encontrará).

 
Free counter and web stats