Ymascotizados

La importancia de los signos II (continuación): gazapos en los medios de comunicación


Hoy, por continuar con la sana costumbre de empezar la semana con una sonrisa, y porque estoy de viaje sin "wireles"/"wifi" o como se llame y este artículo ya lo tenía programado. Estos, como los anteriores, son en su mayoría gazapos extraídos de medios de comunicación y escogidos por Eduardo Ruiz de Velasco en su libro "Antología de gazapos". Los comentarios, también como en el anterior, para vuestra desgracia son míos.


“Se acordó en Londres, con la presencia de más de un millar de bomberos, la creación del Telecandi, asociación que permite enviar bomberos por telegrama a todas las naciones europeas.”
Pues ya tiene mérito eso de que los bomberos de Londres acudan a las llamadas de cualquier país europeo, da fe de que son profesionales muy entregados. Lo que ya no me queda tan claro es cómo harán para meterlos en un telegrama con camión y todo.

“Se invita a sus amistades a la misa funeral que será celebrada por el difunto en la iglesia parroquial.”
Me juego algo a que más de un desmayo habría al ver al muerto allí, oficiando su propio funeral.

El alcalde de una ciudad de la costa andaluza, tras el ataque de dos tiburones a bañistas ese verano, declaró lo siguiente ante las cámaras: “Este verano nos están causando muchos estragos los escuálidos”
Si es que es normal, si la gente estuviera más gordita, los tiburones se conformarían con uno y ya está.

“La sesión del próximo lunes sería suspendida, en el caso de que el presidente renuncie a la embestidura.”
Hombre, pues si yo fuera él, ni presidencia ni ostias, renunciaba fijo.

“En el minuto 17 dispara Schuster y la pelota entra como una insolación.”
Estarían jugando en el desierto a pleno sol, allí pasa mucho eso.

“Fueron condenados por lujurias y calumnias.”
Hombre, la lujuria dicen que es pecado, pero delito, delito, lo que se dice delito…

“Cundió la alarma en la zona porque se oyeron disparos en las proximidades de las cercanías de los alrededores de la cárcel.”
Lo que no me queda claro es si ocurrió cerca de la cárcel.

“Cuando acudieron otros compañeros en su auxilio ya era tarde. El accidentado estaba completamente muerto.”
Una lástima, porque si hubiera estado sólo un poquito muerto a lo mejor podrían haber hecho algo por él.

“Se ha sabido que estos hechos fueron cometidos por varios menores, dirigidos por uno que se erigió en jefe de la banda y acaba de ser puesto a disposición del Tribunal de Menores, el cual ya había cometido a su vez algunos otros hechos delictivos.”
Acabáramos, si el propio Tribunal de Menores comete actos delictivos, ¿qué podemos esperar de los chavales que quedan a su disposición?

“Por fortuna, Florencio Ventura presentaba heridas graves en ambas piernas.”
Qué hijoputa el periodista, ¿le debería dinero o algo el tal Florencio?

“Tres hombres, aparentemente argentinos, asaltaron ayer un banco.”
O se es argentino o no se es argentino, pero ¿cómo se es “aparentemente argentino”?

“En Palermo un comerciante fue asesinado ayer por primera vez sin que se conozca pista alguna sobre el autor o autores del hecho.”
Bueno, ya se acostumbrará, porque al parecer en Palermo les asesinan varias veces.

“Estos son los quintillizos venezolanos que han recibido el nombre de los cinco médicos que atendieron a su madre y que duermen en otras tantas incubadoras.”
Y ¿por qué meterán a los médicos ya hechos y derechos en incubadoras?, no termino de entenderlo.

“La rápida intervención de los bomberos evitó que se extinguiera el fuego.”
Prefiero luchar contra el fuego a escupitajos antes que llamar a éstos, ¿que no?

“Jaime Ostos cortó dos orejas y resultó gravemente herido en la cuarta.”
Bueno, tampoco es para tanto, a juzgar por el texto le quedaba una sana.

“En la tercera de la feria de Alicante, durante la lidia del cuarto toro, salta un espontáneo que es cogido. Antonio Ordóñez terminó con él de una gran estocada.”
Normal que el Ordóñez se cabreara; a los toreros no les gusta que salten espontáneos, pero joder, que ya le había cogido el toro, encima matarle de una estocada me parece ya de ser muy mala persona.

“José Fuentes fue despedido con una estocada atravesada y descabello al tercer intento.”
Pues qué queréis que os diga, yo prefiero el despido tradicional, en el despacho del jefe.

“Andrés Vázquez en su primer toro tuvo que ser cambiado por tener un cuerno astillado.”
¡Joder con la mujer del Vázquez!




 
Free counter and web stats