Ymascotizados

Pero... ¿dónde están?


Hace tiempo, cuando vivía en el centro, recuerdo que era usual ver mendigos y yonquis españoles trabajando, con su habitual mano extendida, a veces parapetados tras un cartelito, normalmente de cartón y escrito con faltas de ortografía y de sintaxis, en el que explicaban brevemente sus miserias y el por qué de necesitar la limosna que solicitaban, o diciendo a viva voz que mejor era "pidí" que robar. Podías verlos en la puerta de los supermercados, en los semáforos concurridos, en la entrada de iglesias y catedrales, cerca de las bocas de metro... Todo barrio que se preciara tenía por lo menos uno, el de toda la vida.

Con la llegada masiva de inmigrantes, al principio tuvieron que repartirse el pastel y en el barrio se podía apreciar una cierta organización laboral por turnos: el mendigo de toda la vida que, excepto bajas médicas o viaje a por drogas, ocupaba normalmente la puerta del super, pasó a estar sólo unas horas, por la mañana o por la tarde, en vez de permanecer todo el día apostado en su lugar de trabajo; y el resto del día su puesto lo ocupaban otros dos también por turnos de, más o menos, 8 horas. Podía parecer que estaban creciendo en número; sin embargo, ahora me inclino a pensar que estaban reagrupándose según los echaban de sus anteriores puestos de trabajo.


Y me inclino a pensar eso porque ahora, unos años más tarde y desde hace bastante tiempo, he reparado en que las veces que voy al centro no veo mendigos españoles. Los veo "de países del este", gitanos "de países del este" y negros "de color negro" de África, pero no españoles. A los mendigos españoles, por no verlos, no los veo ya ni tumbados en los bancos del parque donde antes gustaban dormitar durante su merecido descanso de la siesta, ni en los cajeros donde antes pasaban la noche a cubierto del relente y las inclemencias del tiempo, ni por las calles con su carrito como se les veía antes paseando las tardes soleadas, ni en el metro matando el tiempo hasta que empezara su siguiente turno...


Y, claro, así las cosas, no puedo evitar preguntarme: ¡pero... ¿dónde coño están los mendigos españoles?! Lo mismo han encontrado otro trabajo TODOS, lo mismo les ha tocado la lotería a TODOS, lo mismo han dado un braguetazo descomunal y viven como dios TODOS, lo mismo se han desintegrado TODOS, lo mismo ha venido una nave extraterrestre y se los ha llevado a otro planeta donde no tienen inmigrantes que les quiten el puesto a TODOS, lo mismo TODOS a la vista de cómo está la situación laboral aquí han decidido emigrar a los países de aquellos que les han quitado sus puestos de trabajo a TODOS...


Misterios de la vida dignos del programa del Iker (parece que últimamente me ha dado por este chico y su programa), ¿sabremos algún día qué pasó con ellos?
 
Free counter and web stats