Ymascotizados

Políticamente incorrecto y socialmente amoral

Sé que lo que voy a decir a continuación suena políticamente incorrecto y puede que hasta socialmente amoral, pero como hasta ahora no me he escondido nunca de lo que siento o pienso caiga quien caiga, y ésta es una bitácora de opinión, no puedo dejar de dar la mía estos días de tanto barullo precisamente con este tema. Juro que mi intención no es crear polémica, sólo ver si alguien puede darme un punto de vista que pueda llegar a comprender.

Y es que nunca he entendido la exagerada importancia que los humanos damos a nuestros cadáveres. Sí entiendo la que damos a nuestros muertos, ojo, pero no a los envoltorios que los cubrían. Es decir, comprendo y comparto el dolor por su pérdida y el recuerdo, la huella que dejan en los que quedamos, en proporción directa a lo que los amamos en vida. Pero ¿qué importancia puede tener, una vez que el ser querido está muerto, dónde esté su cadáver?


Lo digo fundamentalmente por el revuelo del Yak-42, no por el caso de Marta del Castillo cuyo cuerpo es necesario encontrar por razones jurídicas, aunque también he oído a los familiares decir que tienen que tener un cuerpo al que velar. Y entendería, por razones psicológicas, que necesitaran saber a ciencia cierta que está muerta para poder empezar el duelo y dejar de lado la esperanza de que tal vez no lo esté; porque la esperanza débil es más dura, emocionalmente hablando, que la seguridad negativa. Pero si ya lo saben con seguridad, ¿a qué necesitar el cuerpo, vacío de vida, para velarlo?, ¿acaso no les quedan los recuerdos?

Están juzgando a unos hombres (dejemos de lado por esta vez que son militares, en otra ocasión ahondaré sobre lo que pienso de esta institución y sus componentes) porque en una situación caótica y difícilmente controlable por ellos, ya que estaban en un país extranjero cuyo idioma no conocían, y en el cual no tenían autoridad, confundieron de bolsas los cadáveres que repatriaron.



¡Hombre, por favor! ¿Volvieron los cadáveres? Sí. Entonces ¿por qué ha de tener importancia que el de la bolsa que te dieron no corresponda con tu muerto? Si lo realmente importante es que tu hijo, tu hermano, tu esposo, o tu amigo murió. Ya está, murió, dejó de existir a causa de una más de las muchas guerras de mierda que provoca el ser humano que se llama a sí mismo civilizado. No está más, ¿qué coño importa que el cadáver que te han dado no sea su cadáver?

Puedo comprender que para los católicos, y quizá también para otras religiones, que al parecer necesitan que sus cuerpos descansen en camposanto para saber que su Dios los admitirá en el cielo (aunque a mí personalmente me parezca una gilipollez), sea importante; así mismo entiendo esta obsesión por los cadáveres en aquellos que creen que necesitan su cuerpo para usarlo en su otra vida (aunque sea una soplapollez); en cualquier caso puedo comprender su actitud por ideología, pero ¿y la del resto, por qué lo necesitan los demás, los que no creen necesitarlo para la otra vida ni creen necesario que descanse en camposanto para su eterna salvación?

Te dan una anforita con unas cenizas, y ¿se monta un pollo si esas cenizas no son las de tu ser querido? ¿Por qué?, ¿tendrían otro color, olor, o sabor de ser la de tu muerto?, ¿no es simplemente algo simbólico haya lo que haya dentro de la anforita? Jamás he comprendido lo de ir a "visitar" a un ser querido que falleció acudiendo a su tumba; ¡si quien fuera no está allí!, está en nuestras mentes, en los recuerdos que guardamos de él o ella, en nuestros corazones (simbólicamente hablando), con nosotros cada vez que les recordamos, pero no están en una fría piedra que tiene grabado su nombre.


Vamos, que sinceramente no comprendo que en el siglo XXI sigamos dando tanta importancia a un trozo de carne carente de vida que pasará a ser algo menos que un montón de huesos.
 
Free counter and web stats