Ymascotizados

De más, de menos.


Yo estoy equivocada, yo tengo razón. Tú estás equivocado, tú tienes razón. Ambos pretendemos tener razón. La razón no es algo que se tenga o no se tenga. La razón es subjetiva. Yo tengo las mías. Tú tienes las tuyas. Nuestras razones no son las mismas, lo importante es que no sean incompatibles.

“Si no hubiera hecho eso, si no hubiera dicho aquello, si hubiera dicho esto, si lo hubiera pensado mejor, ¿habría sido diferente?…” Pensamientos inevitables. Tan inevitables como absurdos. Esas cosas deben pensarse siempre en presente. “No voy a hacer eso, no voy a decir aquello, voy a decir esto, voy a pensarlo mejor, y quizá todo sea diferente, o no, pero lo habré intentado”.

Intentar imponer al otro basándose en el amor, intentar cambiar al otro basándose en el amor, no es amor, es egoísmo. Al otro se le quiere como es, o no. No se le impone, no se le cambia.

Siempre terminamos diciendo lo que no pensamos y callando lo que pensamos. Siempre terminamos diciendo lo que no queremos y callando lo que queremos. Las acusaciones, los reproches, son tan dañinos como los silencios.

“Me quedan muchas cosas por enseñarte, me quedan muchas cosas por saber de ti”. “Te quedan muchas cosas por enseñarme, te quedan muchas cosas por saber de mí”. Depende de lo que digamos, depende de lo que callemos, estas frases serán diferentes. “Me quedaban tantas cosas por enseñarte, me quedaban tantas cosas por saber de ti”. “Te quedaban tantas cosas por enseñarme, te quedaban tantas cosas por saber de mí”.

El ego nos puede, el orgullo nos mata, la soberbia nos convierte en esclavos.

Separado es singular. Juntos es plural. Llorar después no tiene sentido. Llorar a solas mantiene a salvo nuestro ego, sólo sufre el que llora solo.

 
Free counter and web stats