Ymascotizados

¿Sirena o ballena?, o los estragos que causa... ¿la moda?

Me ha llegado un correo de esos de reenviar a todos tus contactos y demás gilipolleces para perder el tiempo miserablemente, y aunque no suelo hacer esto, éste me ha llamado especialmente la atención porque hace tiempo que quería hablar de este tema. Por eso lo reproduzco:

Hace unos días, en una ciudad de Francia, un cartel en el escaparate de un gimnasio, en el que aparecía una joven espectacular, decía:

'ESTE VERANO ¿QUIERES SER SIRENA O BALLENA?'



Dicen que una mujer madura, cuyas características físicas no han trascendido, respondió a la pregunta publicitaria en estos términos:

“Estimados Sres.:

Las ballenas están siempre rodeadas de amigos (delfines, leones marinos, humanos curiosos…). Tienen una vida sexual muy activa, se embarazan y tienen ballenitas de lo más tiernas a las que amamantan. Se lo pasan bomba con los delfines poniéndose moradas de camarones. Juegan y nadan surcando los mares, conociendo lugares tan maravillosos como La Patagonia, el mar de Barens o los arrecifes de Coral de la Polinesia. Las ballenas cantan muy bien y hasta graban CD's. Son impresionantes y casi no tienen más depredador que el ser humano. Son queridas, defendidas y admiradas por casi todo el mundo.

Las sirenas, por el contrario, no existen; y, si existieran, harían colas en las consultas de los psicoanalistas argentinos porque tendrían un grave problema de personalidad '¿mujer o pescado?' No tienen vida sexual porque según cuentan matan a los hombres que se acercan a ellas y, además, ¿por dónde?. Así que tampoco pueden tener hijos. Son bonitas, es verdad, pero solitarias y tristes. Además ¿quien querría acercarse a una chica que huele a pescado?.

Yo lo tengo claro, quiero ser ballena.

PD : En esta época en que los medios de comunicación nos meten en la cabeza la idea de que sólo las flacas son bellas, prefiero disfrutar de un helado con mis hijos, de una buena cena con un hombre que me haga vibrar, de un café con pastas con mis amigos.
Con el tiempo ganamos peso porque al acumular tanta información en la cabeza, cuando ya no hay más sitio, se reparte por el resto del cuerpo, así que no estamos gordas, somos tremendamente cultas. Desde hoy cuando me vea el culo en el espejo pensaré, madre mía, lo lista que soy....... "

Por partes, que diría el destripador. En primer lugar está claro que es un correo de esos que no sé cómo se llaman pero cuyo fin es moralizante y aleccionador, y que ha sido creado con el fin exclusivo de ser reenviado una y otra vez, hasta crear una leyenda urbana. Entre otras cosas, porque dudo mucho que alguien hubiera tenido el mal gusto de poner un título semejante a un cartel publicitario (aunque todo puede ser...) en su propio negocio.

En segundo lugar, estoy bastante de acuerdo con la primera parte de la carta en la que se defienden las cualidades de las ballenas, animales encantadores y menos respetados de lo que sin duda deberían serlo. Pero no creo que para defender una postura deba atacarse la contraria, por lo que no puedo estar de acuerdo con un ataque hacia unos personajes mitológicos fabulosos como son las sirenas.

Y en tercer lugar, no estoy del todo conforme con el planteamiento soterrado y profundo del mensaje. Porque, señoras y señores, seamos sinceros, ¿qué prefirirían para sí mismos o sus seres queridos, la imagen estilizada y elegante de la primera foto o la de la segunda que me abstendré de calificar?

Hombre, por favor, no nos vayamos por los cerros de Úbeda, que con la puta manía de lo políticamente correcto al final siempre acabamos exagerando los términos. Odio la demagogia barata, aunque sea con fines ejemplarizantes y educativos. Es decir, de acuerdo con la primera parte de la posdata, pero hasta ahí; ¿qué gilipollez es esa de que la cultura o la listeza nos engorda?, ¿las flacas entonces somos incultas y poco listas, no hemos acumulado información suficiente, y nos pondremos como focas cuando lo logremos?, y ¿las flacas acaso no disfrutamos de un helado, una cena o un café con pastas? Mira que yo suelo generalizar, pero en este caso la generalización es excesiva, y creo que dañina y hasta perjudicial.

Ni todas las gordas son cultas, listas y felices, ni todas las flacas somos incultas, tontas y obsesivas con el peso. Por otra parte, alentar a alguien a "ser ballena", con la cantidad de problemas de salud derivados de la obesidad que existen me parece tan mala idea como promocionar la delgadez extrema.

Terrible que los cánones de belleza y moda esclavicen a la mujer, o en algunos excepcionales casos también al hombre, pero terrible también que se anime a nadie, hombres o mujeres, a dejar de cuidarse, no ya por tener un físico agradable a la vista, que también, sino simple y llanamente por salud.
 
Free counter and web stats