Ymascotizados

Alergias, falta de espacio, mudanzas, y otras excusas varias.

Mami es alérgica al pelo de los animales. Y a casi todo. La pobre.



Es alérgica a las gramíneas, pero el médico no le dijo que se fuera de Madrid, que está plagado. Es alérgica a los ácaros de la playa, y el médico no le prohibió ir a la playa. Es alérgica a las distintas variedades de heno, pero el médico no le sugirió dejar la escalada o no volver al monte ni al campo. Es alérgica a los metales, y el médico le recomendó unas pastillas para cuando quisiera llevar joyas o bisutería. Es alérgica al polvo, pero el médico no le prohibió limpiar su casa. Es alérgica también, entre otras muchas cosas, al pelo de los animales, y el médico SÍ LE RECOMENDÓ DESHACERSE DE NOSOTROS.
Se conoce que del campo, Madrid, la playa, limpiar su casa, usar bisutería y vivir con animales lo único que consideró prescindible fue a nosotros.
Y nosotros no somos más prescindibles que el campo, la bisutería, la playa, o vivir en una u otra ciudad. De hecho, para mami somos imprescindibles. Por eso buscó otra solución. Y por eso aquí estamos, con ella.


Son muchas y muy variadas las excusas que se esgrimen para abandonar a uno de nosotros. Como si con cualquiera de ellas fueran a quedar libres de responsabilidad por ello. Nadie obliga a una persona a acoger un animal en el seno de una familia, pero una vez que se hace ha de hacerse de forma responsable, sabiendo que será para toda la vida de ese animal. Sin excusas, igual que no abandonaríais a un hijo bajo ninguna excusa.



La sociedad debe educar, no sólo a los niños, sino también a los adultos en el respeto por los demás seres vivos si queremos conseguir vivir en una sociedad verdaderamente civilizada y equilibrada que avance hacia un buen progreso y desarrollo. Sólo si todos los miembros de la sociedad empiezan a respetar el valor de los animales como seres con derechos de este planeta podremos pensar que realmente estamos evolucionando favorablemente.
 
Free counter and web stats