Ymascotizados

Un estudio revela que las mascotas entienden perfectamente a sus humanos.

¿Quién no ha oído a un humano que convive con perros o gatos decir "Sólo le falta hablar" o "Entiende todo lo que le digo" refiriéndose a nosotros, mientras quienes les escuchan y no conviven con perros o gatos tuercen el gesto intentando no reírse? Bien, pues ahora podrán mantenerse firmes ante las risas mal disimuladas, ya que recientes estudios de prestigiosas universidades confirman sus 'locas' aseveraciones.

No es que mis congéneres peludos entiendan todo lo que decís, ni el significado de todas las palabras que utilizáis (yo sí porque soy una superdotada como mami, pero esa es otra historia). Lo que ocurre es que os prestamos tanta atención que llegamos a entender lo que queréis y lo que sentís. Que, perdonadme la impertinencia, es más de lo que podéis decir vosotros sobre entendernos a nosotros.



Esto es, de igual manera que vosotros no entendéis nuestros guaus guaus pero sí captáis el tono en el que los emitimos y cómo nos comportamos cuando lo hacemos, nosotros no entendemos como tales todas vuestras palabras si éstas aparecen sin más estímulos, como el tono que usáis, los gestos de la cara, la postura del cuerpo, etc.

Según Daniel Mills, coautor de uno de estos estudios: “Existe una diferencia importante entre una conducta asociativa, como es aprender a responder adecuadamente a una voz enojada, y el reconocimiento de una serie de señales diferentes que, unidas, indican determinadas emociones. Nuestros hallazgos son los primeros en mostrar que los perros saben reconocer realmente las emociones en los seres humanos y en otros perros”.



Y no sólo entendemos vuestras emociones, algo que cualquiera con un poco de intuición puede comprender, sino que se ha demostrado que también somos capaces de distinguir algunas de vuestras palabras y frases, incluso sin estar mirando a quien las emite o estar éstas desprovistas de tono. Por ejemplo las frases "ven aquí", "muy bien hecho", "sal de ahí", "entra aquí", "ahora vuelvo", "a dormir" o "vamos a la calle", o las palabras "toma", "quieto", "cuidado", "tráemelo", "cógelo", "suéltalo" y otras, las entendemos perfectamente más allá de estar mirándoos o no y del tono con que las emitáis.



Resumiendo: somos más inteligentes de lo que la mayoría de la humanidad está dispuesta a admitir. Lo que, sin embargo, no implica que debáis humanizarnos, pues nuestra inteligencia, normas de conducta y comportamiento son distintos de los vuestros, y es muy importante tener esto en cuenta para que nuestra convivencia sea óptima y feliz.


 
Free counter and web stats